.comment-link {margin-left:.6em;}

Cigarrillos sueltos, puchos levantados

Este es el blog de un forista de internet. Y compila aquellos posts que son a la vez respuesta a consignas varias y textos en sí mismos. Son una parte muy mínima de un momento muy mínimo. Estúpidas ocurrencias a la hora de dejar algo escrito en una pantalla y para ser leido con el escaso interés que los foros de internet lamentablemente despiertan. Buddy

Mi foto
Nombre: Budijoly
Ubicación: Villa Urquiza, Ciudad de Buenos Aires, Argentina

Tecladista y escritor under. Estudié Comunicación (UBA), Comisariado de a bordo, el cuerpo de alguna mujer, cómo dormir chicos y otras atorrancias varias...

lunes, enero 23, 2006

XXXX: Acerca de un accidentado paseo en lancha

Hoy fui al jardín zoológico de Buenos Aires (el Zoo, para los amigos). Y una de las atracciones que nunca había realizado era el paseo en lancha que rodea la isla de Lémures.
Nada nuevo, y la verdad una cosa aburrida, pero como iba con chicos el paseo en lancha (aunque fueran dos vueltas en 50 metros) era atractivo y merecía algunas fotos del suceso.
Parece que la suerte estuvo de mi lado porque el paseo finalmente fue más divertido y largo de lo esperado. La lancha dió una vuelta al lago y encalló frente a la isla de los Lémures. El flaco que la manejaba no conseguía soltarla, apenas atinó a poner un pie y acercarla a la isla para ua mayor comodidad.
El paseo se ponía más divertido ahora, con los chicos cantando canciones de marineros, con los adultos haciendo chistes y la gente del zoológico mirando desde el muelle. Le dije a mi hijo entre otras cosas, que debíamos salir nadando, que había cocodrilos en el lago, que podíamos saltar a tierra (un locura), todo lo hacía entusiasmar en la posibilidad de una aventura. Y encima le agregaba más contenido a la aventura diciendo que debíamos quedarnos adormir en la lancha, o en la isla con los lémures. En verdad el nerviosismo y el entusiasmo escondían el miedo que traen estas rupturas con la rutina esperable, y es entendible. Cada dos o tres chistes se ponía serio y miraba cómo otra lancha se acercaba a ayudar, y cómo finalmente debimos pasar de una a otra caminando sobre la popa de una lancha a la popa de la otra.
La lancha nueva nos dio la segunda vuelta esperada y todo acabó llegando al muelle.
Se que ahora varios chicos tiene una gran aventura en un lago en medio de la selva para contar a la familia, rodeados de bestias feroces y aguas nada calmas.
Esas grandes aventuras hacen de la niñez un sueño.
Nunca debiera la vida dejar de ser un juego.

Buddy

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home